Archive for abril 2015







     Cuando le comunicaron que su hermano sería trasladado al Centro de Readaptación Social de Chetumal, sintió que podría ayudarlo a salir libre.

     El origen de la historia es Cancun, en donde el  hermano estaba casado. Sin embargo, dejó a su esposa para irse a vivir con otra dama, pero el enfrentamiento entre las señoras hizo que marcara distancia de ambas, y se fue a trabajar a Kantutilkín.

     Cuando la esposa se enteró dónde estaba su esposo y con el objetivo de perjudicarlo, lo denunció ante las autoridades de violar a su hija. El hermano fue detenido, sin pruebas. Pocos días después la esposa retiró los cargos, pero unos agentes judiciales le pidieron a la esposa la cantidad de 20 mil pesos, para que el marido saliera bajo caución. Como la esposa les comentara que no tenía ese dinero, le comunicaron que entonces su esposo quedaría detenido, y luego enviado a Cancún.

     Allí fue sentenciado a 10 años de prisión, tiempo que le sería reducido a 6 años 8 meses, de los cuales cumpliría en la cárcel de esa ciudad 5 años 5 meses.

     Cuando le quedaba por purgar 1 año y 3 meses, lo trasladaron a la penitenciaría de Chetumal. Y aquí, en la capital del estado, es donde entra en acción la rapacidad de un sujeto que dice en su facebook que es licenciado en derecho, egresado de la Uqroo, sólo que en este leguleyo la “excelencia académica” que presume tal universidad se manifiesta en  la “inteligencia” para aprovecharse de inocentes que buscan sus servicios.

     Para que la ciudadanía y el lector no lo olviden, el nombre del sedicente abogado es Omar Jesús Puc Cabrera, cuyo perfil señala que radica en Playa del Carmen, aunque, por los mensajes que le dejan en ese espacio cibernético, a todas luces es mentira.

     Este estafador profesional en 4 ocasiones le exigió al hermano del interno del Creso la cantidad de 3 mil pesos, porque según él tenía que platicar con tres jueces, para que dejaran en libertad al detenido.

     En total le esquilmó al incauto 18mil 600 pesos.

     Nunca le extendió comprobante cuando se embolsaba la lana.

     “Al rato te doy el recibo”, prometía.

     Cuando lo volvía a ver, la víctima le insistía con el documento. El aboganster se mesaba los cabellos, reía y exclamada “…se me olvidó”.

     Como el dinero que le estaban entregando era más que el patrimonio del afectado, y éste no viera algún avance en la liberación de su hermano, firme le advirtió al tipejo:

     “Si no me das recibo, ya no te puedo dar dinero”.

     La última vez que el seudolicenciado le sacó dinero a la víctima, le dijo:

     “Al rato nos vemos en el Cereso;  allí te daré todos los recibos pendientes”, a sabiendas de que era una patraña más.

     Para que usted se haga una idea de la voracidad del sinvergüenza Omar Jesús Puc Cabrera y del esfuerzo económico que realizaba la persona que deseaba ayudar al hermano interno en el penal, hay que mencionar que la víctima del licenciado tuvo que pedir dinero prestado a su patrón, quien le facilitó 8 mil pesos.

     Sin embargo, con una pizca de esperanza, el hombre se apersonó en el centro penitenciario, sólo para darse cuenta de que el timador lo había, de nueva cuenta, engañado, pues no se presentó a entregar los comprobantes de los pagos que ya le habían dado.

     Pero aprovechó para preguntar en el juzgado sobre los trámites que Omar Puc había hecho. Grande fue sorpresa cuando le informaron que el hermano internado allí no tenía derecho a salir bajo fianza. Fue entonces cuando descubrió que el abogado pillo le había mentido en todo, con el único afán de exprimirle dinero.

     Irritado, la víctima en vano trató de comunicarse con el farsante al través de su celular. Ya con el botín en su cartera, el uñas largas licenciado desapareció.

     “Ahora sólo me queda recurrir a los colegios de abogados, a las barras de licenciados en derecho, a la Comisión Nacional y Estatal de Derechos Humanos; lo denunciaré en la Procuraduría de Justicia, anuncia, el agraviado. Y si es preciso recurriré a alguna autoridad superior, hasta allá iré, exigiendo que Omar Jesús Puc Cabrera me devuelva el dinero que me estafó, ya que es importante que la sociedad se entere la clase de bicho que es Omar Jesús Puc Cabrera”.   (Columna Fe de erratas; Mario Hernández; 30, abril, 2015)

COLUMNA FE DE ERRATAS

Por Mario Hernández

Con un desenlace mortal, en Bacalar, la intoxicación de varias personas por consumir pollo asado, le restriega en la cara al titular de la SESA, Juan Lorenzo Ortegón Pacheco, especialista en viaticaos y modelo consuetudinario de retratistas de medios de comunicación- prioridades en su desempeño como funcionario-, que todo en esa dependencia es un repugnante simulacro de trabajo.

Después de que un menor de dos años perdiera la vida por comer el producto que expendía un “asadero” en esa población, cual sepultureros, personal de la Comisión Federal de Riesgos Sanitarios y de la Secretaría Estatal de salud, corrieron a “tapar el pozo”; es decir, procedieron a “clausurar” el infeccioso asadero de pollos.

De no haber ocurrido esa tragedia, el negocio hubiese continuado operando gracias a la omisión, complacencia o corruptelas de las autoridades señaladas, como operan muchos negocios expendedores de alimentos, a la vista de todos, violatorios a las reglas sanitarias.

¿Qué consumidor callejero no ha visto las mugrientas uñas negras de quienes venden tacos en la vía pública?

¿A cuántos transeúntes no se les revuelve el estómago al respirar la fetidez de las coladeras que están al lado o bajo un puesto callejero, vendiendo perros calientes, tacos, agua de coco o lo que usted guste?

Por supuesto que la mayoría de los ciudadanos constatan lo anterior, menos los encargados de vigilar las normas sanitarias, pues éstos no trabajan y/o quizá reciben una mochada o están ciegos.

Tampoco ningún consumidor de fritangas ofrecidas sobre las baquetas invadidas tiene la certeza de que las carnes de los tacos, tortas, empanadas, salbutes y demás antojos allí vendidos, hayan pasado por un rastro que acate las normas de higiene.

Para hablar de un caso concreto, sólo uno, púes sobran, citaremos aquí el asqueroso ejemplo de los expendios de pollo en donde, a unas cuantas cuadras de donde fingidamente despacha Juan Lorenzo Ortegón Pacheco, los consumidores compran en la esquina de las calles Belice y Cristóbal Colón.

Allí la venta de ese producto aviar se lleva al cabo rodeado de aguas fétidas.

La única posible explicación de esta peligrosa anomalía es que el propietario de las accesorias o los vendedores de pollos tiene algún “arreglo” con personal corrupto de la SESA.

Sin embargo la irresponsabilidad y la artificiosidad de la Secretaría Estatal de Salud del Estado de Quintana Roo no termina allí, también la vemos en sus campañas de dotación de abate en los domicilios de los habitantes.


No hay funcionario de esa institución que no nos salga con el cuento de que el combate al mosco trasmisor del dengue es un hecho. Pero, ¿efectivamente dotan a la población del suficiente abate ello?
En los hechos, no. Le diremos por qué.

Hasta hace poco, en esa acción, personal de vectores pasaba casa por casa, revisaba recipientes con agua, daba algunas sugerencias y al irse dejaba unas pequeñas bolsas de abate.

Hoy eso ya no ocurre, porque a ninguno de los servidores públicos involucrados le interesa la salud de los quintanarroenses. Hoy, en lugar de dejar en los domicilios varios sobrecitos de ese producto, se limitan a echar, con una vieja cuchara, unos cuantos granos de abate.

¿La razón? La máquina que envasaba el insecticida está averiada y claro, como el secretario de salud se gasta el presupuesto en viáticos, viáticos y más viáticos, no hay dinero para reparar la embolsadora de abate. Total: que se jodan los habitantes, al fin que no son familiares de los infames servidores públicos a los que les paga el pueblo por cuidar la salud pública.

Podríamos continuar la exposición de las simulaciones que hacen los “jefes” de la SESA con los programas que manejan, pero no deseamos abusar de la paciencia del lector.

Sin embargo la inutilidad de Juan Lorenzo Ortegón Pacheco es altamente perniciosa para Quintana Roo, potenciando la irresponsabilidad de sus subalternos, quienes hacen lo que se les antoja, desde acudir a su trabajo cuando se les hincha la voluntad o enorgulleciéndose de que cobran sin laborar.

Como a todos ellos no les importa que fallezca un menor por comprar y comer pollo en mal estado, cerramos estas líneas con dos preguntas.

¿Así previene la SESA la salud pública de un estado turístico que está en la mira del mundo? 

¿En qué lío internacional se metería Quintana Roo si un visitante extranjero llagase a morir por consumir un alimento en descomposición?



El primero de mayo, día en que se lleva al cabo en México el desfile de los trabajadores, la federación cetemista del municipio de Othón P. Blanco lo designó para elegir a su nueva dirigencia, en el marco de un congreso.

La convocatoria correspondiente fue lanzada el pasado miércoles 18 de los corrientes, evento que se desarrollará al medio día en el local del sindicato de volqueteros de Chetumal.

Así que desde la emisión de la convocatoria hasta el congreso, todos los agremiados en esta central están en un periodo intenso de actividades, tanto para los que contenderán como para los afiliados en general.

Y es que en el inter, como un requisito para participar en su congreso, los sindicalizados, en asamblea nombrarán a sus delegados, y registrarlos ante la Comisión de Honor y Justicia 3 días antes.

Tal acreditación debe ir avalada por el acta de la asamblea que eligió a sus representantes al congreso, quienes participarán con voz y voto en el mismo.

Asimismo, las planillas que buscarán la representación de la Federación de Trabajadores de OPB deberán inscribirse “a más tardar” 72 horas previas al congreso, en la sede municipal, momento en el que recibirán la constancia respectiva.

Y por si esas tareas no bastarán, los que así lo deseen elaborarán ponencias, las cuales serán dictaminadas por comisiones ad doc.

En suma, prácticamente mayo será un mes arduo que desembocará en la democrática elección del comité de la Federación Municipal de Trabajadores y de la Comisión de Contraloría y Justicia, que estarán en funciones el trienio comprendido de este año hasta el 2018.

Por la seriedad con que la que manejan sus asuntos, se puede adelantar que los cetemistas othompeblanqueses llevarán al cabo sus actividades programadas en un escenario de unidad y madurez sindical.(Mario Hernández; lunes, 20 de abril/2015)
¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -