lunes, 25 de mayo de 2015





      Por Juan Carlos Arriaga Rodrígez

     El sábado se realizaron manifestaciones multitudinarias contra la empresa Monsanto en 428 ciudades del mundo. Las protestas ocurrieron  por tercer año consecutivo para protestar en contra de la empresa de biotecnología de suministro de alimentos, a la que se acusa de contaminar la tierra y enfermar a miles de personas con glifosato, un químico que se utiliza para el cultivo de la soja transgénica.

     Los organizadores de la marchas calculan la participación de cerca de tres millones de personas en 428 ciudades de 38 países.

     En algunas de la marchas se difundió un libro titulado  en español “Genes alterados, verdad retorcida: de cómo la aventura de la ingeniería genética de nuestros alimentos ha subvertido la ciencia, corrompido a gobiernos y desinformado sistemáticamente al público”, escrito por  Steven Druker.

     No se trata de un panfleto vulgar, sino de una investigación ampliamente documentada y con abundantes fuentes de información oficial que expone el riesgo sustancial de la comida genéticamente modificada y de la múltiple información engañosa con la que esa comida ha ingresado al mercado de alimentos.

     Druker es un abogado estadounidense que logró fueran desclasificados documentos en manos de la Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Precisamente esa información es la que alimenta gran parte del libro.


     Druker está seguro de que Monsanto no podrá desmentir los argumentos plasmados en su libro. También afirma que la gente tiene el derecho a conocer el contenido de lo que come, a exigir sanciones y compensación por los daños generados a su salud por la ingesta de alimentos genéticamente modificados, e incluso a solicitar la prohibición de tales alimentos.

     Druker señala que la comercialización de alimentos genéticamente modificados (papa, soja agregada a la carne de las hamburguesas, harinas de trigo para panes, etcétera) está basada en un fraude masivo. La información entregada por la FDA revela que la misma Agencia autorizó la comercialización de los alimentos genéticamente modificados en 1992, aunque encubrió las amplias advertencias de sus propios científicos sobre los peligros de esos alimentos. En sentido estricto, la FDA y Monsanto mintieron sobre los hechos y luego violaron la ley federal de seguridad alimentaria, al permitir que estos alimentos fueran comercializados sin haber demostrado su seguridad  a través de pruebas estándar.

     Si la FDA hubiera seguido el consejo de sus propios expertos y hubiera reconocido públicamente las advertencias de que los alimentos GM implicaban riesgos más altos que sus contrapartes convencionales, Druker dice que la empresa de alimentos GM nunca habría ganado fuerza económica y política en algún lugar del planeta.

     También argumenta que esa cantidad de científicos bien colocados  han emitido repetidas declaraciones engañosas sobre los alimentos modificados genéticamente, y también lo han hecho las principales instituciones científicas como la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y la Royal Society del Reino Unido.


     Druker afirma que, contrariamente a las afirmaciones de los defensores de la biotecnología, los seres humanos han sufrido dañado por el consumo de alimentos genéticamente modificados. También explica que los animales de laboratorio también han sufrido daño físico por comer ese tipo de productos. Además,múltiples pruebas con cultivos transgénicos han dado resultados preocupantes, incluyendo anomalías intestinales, alteraciones hepáticas y problemas del sistema inmunológico.

     Druker dice:

    "Contrariamente a lo que afirman sus defensores, la propuesta para reconfigurar el núcleo genético de la oferta mundial de alimentos no se basa en conocimientos científicos sólidos, sino en la subversión sistemática de la ciencia - y se vendría abajo si se somete a unainvestigación abierta de los hechos. "

     Así pues, el libro de Druker es ya una herramienta fundamental para los activistas contra Monsanto. También lo es una carta abierta de fecha 19 de mayo pasado, en la que Druker desafía director de tecnología de Monsanto a:

    "Si en el 20 de Julio de usted y sus aliados no han podido refutar la exactitud de los hechos esenciales de “Genes alterados, Verdad Retorcida”, el mundo tiene derecho a asumir  (…) que los alimentos transgénicos son inaceptablemente riesgosos y deben ser prohibidos.

     "Frente a las numerosas pruebas que demuestran que los alimentos genéticamente modificados entrañan riesgos inaceptables para la salud, estos deben ser retirados rápidamente  del mercado." (24 de mayo de 2015)

*Profesor en la Universidad de Quintana Roo

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -