viernes, 19 de junio de 2015


La sequía que afecta al embalse Carraízo es tan severa que una casa de cemento, remanente de la vida en el sector antes de que existiera la represa, ya se asoma entre el agua.
El pasado lunes los vecinos del barrio La Gloria, sector El Lago en Trujillo Alto, se encontraron con la sorpresa de que ya se podía ver parte de la estructura.
Estructura que para muchos era solo conocida por los cuentos de sus parientes más viejos y las fotos como las que conserva aún Xavier Resto.
Resto, de 24 años, creció con las historias de su abuela Mercedes Torres sobre cómo todo el espacio que ahora cubre el lago era un cañaveral con muy pocas casas.
Sabía que estaba ahí porque mi abuela me lo contaba. Para el 1994 cuando hubo la última sequía la casa salió completa pero yo no la vi porque era muy pequeño”, contó Resto. “También había un colmado y una iglesia, pero esos dos nunca se han visto”.
“El lunes cuando la vi me tomó por sorpresa. Era la primera vez que la podía ver. No sabíamos si todavía existía después del dragado que se hizo en el lago”, agregó el joven.
Para Xavier, su abuela Mercedes y su madre Belkys Rodríguez, el avistamiento de la casa es una señal clara y contundente de los estragos de la sequía.
“Cuando el techo está saliendo es indicio de que la sequía es crítica para el embalse”, comentó Resto.
Al momento, solo se pueden apreciar unos pequeños bloques de cemento y la sombra bajo el agua del techo de la estructura.
Los vecinos esperan que igual que ocurrió en el 1994, la pequeña casa quede al descubierto por completo. Cuentan que en aquella ocasión las personas llegaban hasta la casa, que todavía tenía las puertas y las ventanas, y caminaban dentro de ella.
Por ahora, el solo asomo del techo se ha convertido en la gran atracción del sector y las personas llegan a tomar fotos. Los más osados nadan o llegan en bote hasta la estructura.
LA HISTORIA
Un vecino del área que se identificó como Guerrero, de 63 años, relató que la residencia era propiedad de don Joaquín García, cuya hija Gloria García, era la propietaria del restaurante El Remanso, que ubicaba cerca de lo que hoy día es la represa.
“El dueño era don Joaquín García en el 1948 cuando fueron a represar el lago expropiaron las propiedades que había allí. Había otras casas pero eran de madera y estaban más a las afueras. La de ellos era de cemento porque ellos eran más pudientes. También quedó un colmado y una iglesia, pero eso ya se destruyó con el pasar del tiempo”, narró Guerrero.(EL NUEVO DÍA)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -