sábado, 27 de junio de 2015


—Ringgg…Ringgg…Ringgg –repiquetea el celular del recién electo Secretario General de la Federación de Trabajadores de Othón Pompeyo Blanco. 

Son alrededor de las 11 de la mañana del miércoles 17 de junio, setenta y dos horas después de que un congreso eligiera a su nuevo dirigente, previa convocatoria lanzada y firmada, en documento membretado, por el entonces Secretario General interino, Carlos Ulises Andrade Pérez; y por el Secretario de Organización del Comité Ejecutivo Municipal, José Javier Poot Martínez.
Éste ve el nombre de quien llama, y contesta.

—Buenos días, Isidro [Santamaría Casanova, nominal dirigente de la CTM en Quintana Roo, radicado en Cancún, con más de 18 años en el cargo, merced a continuas reelecciones]

—Felicitaciones, líder.

—Muchas gracias –responde José Javier Poot Martínez

—Te hablo para invitarte, a ti y a tu comité, a un desayuno, en Chetumal.

—¿Cuándo, en dónde y a qué hora?

—Este sábado veinte, en el hotel Fiesta Inn, a las diez de la mañana.

—¿Tú y cuántos más asistirían?

—Unas seis personas -precisa Isidro, quien durante su informe de actividades, dado en noviembre de 2014 en la ciudad de Cancún, en el rubro nebuloso financiero afirmó que las cuotas de los sindicalizados eran aplicadas en acciones diversas, como la apertura de otro edificio cetemista en la capital quintanarroense.

—Ok. Allí estaremos.

De acuerdo a lo convenido, el líder cetemista en OPB acude al lugar de la cita. Busca a Santamaría Casanova en el restaurante en vano, hasta que, por fin, lo halla en un salón, pero no con “seis” acompañantes, sino con un séquito de aproximadamente 40 elementos, compuesto por rostros patibularios.

—¿Qué significa todo esto? –pregunta Poot Rodríguez a Isidro Santamaría, mientras con la mirada escudriña a los congregados, para recordarle-: Me dijiste que vendrían seis personas; no esta extraña multitud.

—Siéntate; no te fijes en los demás.

Tras una mirada precautoria, Poot Rodríguez puntualiza:

—Como esto parece que no es un desayuno normal, nos retiramos.

Y cuando el secretario general y el Comité Ejecutivo Municipal de la Federación de Trabajadores en Othón P. Blanco avanzan hacia la puerta de salida, la turba que lleva Isidro, aquella pandilla de comensales mal encarada, avienta un aguacero de insultos al grupo encabezado por José Javier Poot.

Conociendo el singular acervo operario sindical de Isidro Santamaría Casanova, que nos recuerda a las tenebrosas feligresías de Pinochet, Stalin, Duvalier o Mussolini, los cetemistas emboscados podrían haber vivido dos desenlaces, siniestramente calculados por el cabaretero cancunense:

a) .- Que la dirigencia othompeblanquista , en actitud silente, escuchara las injurias de las furibundas agresiones de la canalla santamariana, para que Isidro, con solemne asquerosidad, pretextara que en virtud de los cuestionamientos de “las bases” al nuevo comité de OPB, fijara fecha, lugar y sitio para un próximo congreso, en donde él manipulara el evento e impusiera a uno de sus lacayos.
b) .- Que Isidro declarase “Congreso” esa reunión apócrifa, desconociese al CEM electo democráticamente y encajara una dirigencia espuria.

Sin embargo la inteligencia intuitiva de la Federación de Trabajadores de OPB, al irse, se ahorró una derrota o quizá evitó un posible final irremediable.
(Mario Hernández; 27- VI-2015)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -