miércoles, 3 de junio de 2015




Antes de llegar al lugar en el que quedamos para hacer la nota avisa, con ironía, por teléfono: “Vos me vas a reconocer más fácil a mí, así que acercate”. Marta Cavallieri llega acompañada por su hijo adolescente y la novia. Está en silla de ruedas, consecuencia de dos intentos de femicidio por parte de su ex esposo.  La primera vez, le mandó un sicario que le disparó en el abdomen pero no la mató. Perdió un riñón. La segunda vez, fue él mismo a “encargarse” del asunto. Esta vez le pegó dos balazos, uno en el estómago y otro en el cuello, que le lesionó la médula. Pero tampoco pudo matarla. Quedó cuadripléjica y condenada una silla de ruedas y sin movilidad del cuello para abajo por el resto de su vida. Así y todo asegura: “Soy una sobreviviente, es un milagro que yo esté viva”.
La historia no es nueva. El primer atentado se remonta a noviembre de 2002, cuatro meses después de una separación de común acuerdo de una relación de 20 años. Y el segundo en marzo de 2003, cuatro meses después del primero. Diego Adrián José Mateu fue condenado a 18 años de prisión. Apelaciones mediante, logró que le bajaran la pena a 16 años. Una simple cuenta y el terror: de esos 16 años ya cumplió 12. “El 27 de marzo de 2019 termina su condena. Pensar que los dos podemos estar compartiendo territorio es terrible.  Y judicialmente no puedo hacer nada para modificar mi futuro. El va a estar en la calle, va a ser un ciudadano más, porque ya fue condenado por la ley. Y yo voy a estar acá, en consecuencia, uno no sabe cómo va a terminar esto”, sintetiza Marta con una entereza que hiela la sangre. “Lo único que me queda a mí es que esto se sepa”, agrega.
Cuando ocurrieron los ataques Marta tenía 35 años, dos hijos de 5 y 11 años, a los que hoy intenta preservar. “Yo me paré en la postura de que lo que nos había tocado vivir era fuerte, era duro, pero que no me iba a quedar en la lástima, en el resentimiento y en el pasado. Intenté construir. Y que ellos entiendan que la adversidad es parte de la vida”. Los chicos hoy tienen 17 y 24 años “y una vida bastante estable”, cuenta Marta orgullosa. A sus 47 años y gracias a un empleo que tiene desde hace 30 años en el Banco Provincia es que hoy puede seguir trabajando y manteniendo a su familia.

Esta tarde Marta se trasladará hasta el Congreso para participar de la movilización #Niunamenos porque conoce en carne propia que las situaciones de violencia de género “destruyen muchas familias. En mi caso no sólo destruyó mi vida, también destruyó mi familia y la suya”. Y remarca: “Hoy por hoy las medidas de seguridad que tenemos las víctimas no existen. Los perímetros son ficticios, hemos visto chicas morir con el botón antipánico en la mano. Hay que trabajar mucho más, porque estas personas no sabés cómo detonan”.
Marta rescata que hoy hay mucha más información que cuando ella sufrió los ataques. Pero sabe también que todavía son muchas las dificultades y detalla un patrón que se repite en las mujeres que viven en estas situaciones: “Las mujeres que atraviesan la violencia de género están solas. El primer sentimiento que te genera inmovilidad es la soledad”. Y cuenta que en su caso particular, Mateu “tenía manejada la situación sin violencia física, no había habido maltrato físico. Pero sí había logrado la exclusión, alejarme de mi familia, de mis amigas, de alguna u otra manera, no dejarme participar de eventos que fueran de mi interés. Uno está condicionado y atrapado en esa historia y ellos no te dejan salir”.
“Para que una mujer pueda salir de una situación así se necesita mucho respaldo. Generalmente la mujer tiene una carga familiar, tiene un contexto detrás, no es como el hombre, que da media vuelta y se va. Transportar a tu grupo familiar para poder salir no es fácil”, asegura y agrega: “Hoy la mujer que está desesperada por salir de esa situación no tiene puertas abiertas. Y pasa que te encontrás sola con tus hijos sin saber para dónde ir ni cómo salir de esa situación”.
Porque “hablar cura el alma”, porque un milagro le salvó su vida y porque hoy siente la “necesidad de comprometerme” para que no haya más mujeres que pasen por su situación, esta tarde estará en el Congreso junto a miles de personas para que se escuche el clamor de #Niunamenos. (Clarín)


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -