martes, 14 de julio de 2015



Eleuterio Fernández Huidobro era un hombre libre. Recién había salido de la cárcel, y uno de sus primeros viajes fue a La Habana. En Cuba se encontró con Antonio Navarro Wolff, que por ese entonces era uno de los integrantes de la dirección nacional de la guerrilla del Movimiento 19 de Abril (M-19), un grupo insurgente colombiano nacido de un fraude en las elecciones presidenciales del 19 de abril de 1970, que dieron ganador al ex presidente Misael Pastrana Borrero frente al general Rojas Pinilla. Fernández Huidobro relató en aquel encuentro con Navarro Wolff la estrategia de los tupamaros uruguayos para incorporarse a la institucionalidad democrática en Uruguay. “Nos dijo que estábamos todos locos, que nos iban a matar, que nos teníamos que subir a un cerro muy alto o irnos del Uruguay. Pero resultó con el tiempo que él estaba más loco que nosotros. Le dijimos que en nuestro país no estaban dadas las condiciones políticas, que se estaban confundiendo en el análisis político”, dice el ahora ministro de Defensa.

En los 90, el M-19 alcanzó un acuerdo de paz con el gobierno colombiano y se desmovilizó. Luego se convirtió en un movimiento político de centroizquierda conocido como Alianza Democrática M-19, pero al poco tiempo se desintegró. Actualmente, Navarro Wolff pertenece al movimiento independiente Progresistas y es un senador de renombre en Colombia.

El 9 de marzo se cumplieron 25 años de la firma de los acuerdos de paz con la guerrilla del M-19 que permitieron la incorporación de sus miembros a la vida política y civil. Ese día, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, envió un mensaje a los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) apostados en La Habana. “Miren el ejemplo del M-19, miren lo que lograron hoy, 25 años después. Gustavo Petro es alcalde de Bogotá, y Antonio Navarro Wolff es senador estrella del Congreso de la República”, dijo. Ahora, cuando las conversaciones entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos se encuentran en un punto decisivo, la solicitud de ambas partes para que Uruguay, en tanto país que ejerce la presidencia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), integre junto con las Naciones Unidas una subcomisión técnica que “contribuya a poner en marcha la discusión sobre el monitoreo y verificación y a preparar desde ahora su instrumentación” conduce nuevamente a muchos a pensar en la experiencia del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, que en 1989 se integró al Frente Amplio y en 2009 logró que uno de los suyos conquistara nada más ni nada menos que la presidencia de la República.

Así lo explicó el canciller Rodolfo Nin Novoa a la diaria, al ser consultado por los elementos que pudieron haber pesado en tal invitación: “Uruguay vivió un proceso que implicó una guerrilla que luego se incorporó a la vida política del país, abandonando la vía armada”. El embajador de Colombia en Uruguay, Alejandro Borda, elige el lenguaje diplomático: “Si lo dice el canciller seguramente es así. A título personal yo pienso que sí”. El embajador colombiano también sopesa otºro ingrediente: la experiencia uruguaya en misiones de paz: “Lo que se ha pedido a Uruguay es que, en su calidad de presidente pro témpore de la Unasur, y con la experiencia que el país tiene en materia de mantenimiento de la paz, pueda colaborar en esta parte tan importante del proceso de negociaciones. Es un acompañamiento a la subcomisión técnica para contribuir a poner fin al conflicto”, dijo Borda a la diaria. “Uruguay tiene no solamente a nivel regional sino a nivel mundial una imagen internacional muy considerada, muy positiva. Siempre lo hemos tenido como un punto de referencia importante de los valores democráticos, la institucionalidad y ese espíritu de civismo y de consenso”, agregó.

Varios ex guerrilleros tupamaros consultados por la diaria consideran que la situación colombiana es muchísimo más compleja que la que alguna vez atravesó Uruguay, debido a la existencia no sólo de la guerrilla sino de grupos paramilitares, aparatos represivos y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que no está integrado a la mesa de diálogos, además de la propia geografía de Colombia, un país con territorios vírgenes y selváticos donde existen áreas aún impenetrables. Sin embargo, sostuvieron, la llegada de José Mujica a la presidencia de Uruguay generó “un gran impacto” en latitudes colombianas, así como en el País Vasco. Ayer, Nin planteó en el Consejo de Ministros la solicitud cursada a Uruguay y la rápida respuesta de nuestro país, que propuso el nombre de José Bayardi como delegado en la subcomisión, y recibió la felicitación de Tabaré Vázquez. Se espera que en las próximas semanas, Colombia ratifique el nombre propuesto por el canciller y Bayardi viaje a La Habana para tomar un primer contacto con las negociaciones.(Ricardo Scagliola-La diaria)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -