jueves, 9 de julio de 2015


Hasta un cerrajero debió llevar el Inpec al Ere Sur de La Picota, conocido como el pabellón de los ‘parapolíticos’, para “retomar el control” de al menos 22 celdas que, aunque debían estar desocupadas, eran utilizadas irregularmente por los internos, entre los que hay políticos y procesados por el ‘carrusel’ de contratos en Bogotá y el desfalco de Interbolsa.

Así se lee en un informe reservado del Inpec, con fecha del 7 de julio, en el que una comisión especial de la Policía Judicial de la cárcel reporta al director, César Augusto Ceballos, detalles del operativo, realizado entre el primero y 7 de julio.

“Se realizó desplazamiento al pabellón Ere Sur con el fin de retomar el control de ciertas celdas que habían sido ocupadas por personal de internos, las cuales nunca fueron asignadas por junta de patios de este complejo carcelario”, dice el documento, firmado por el dragoneante Jhon Heider Conde Galvis.

Y continúa: “(...) Se procedió a solicitar la evacuación de los elementos (televisores, cámaras, neveras, estantería y otros) que se encontraban en dichas celdas, con el fin de ejercer control de esos espacios”.

Fuentes en el Inpec dijeron que la semana pasada, luego del escándalo desatado por el frustrado plan de Emilio Tapia para remodelar su celda, se ordenó reactivar una investigación por presuntos desórdenes en el Ere Sur. En el expediente aparece que, meses atrás, en una de las celdas que debían estar desocupadas, los grupos especiales del Inpec (GRI) incautaron varias botellas de licor.

El hecho fue reportado, pero no trascendió pese a tratarse de una conducta calificada como gravísima.

Según conoció este diario, el primer día del operativo varios internos se negaron a la inspección de las 22 celdas. De hecho, en la discusión debieron mediar dos ‘veteranos’ en ese pabellón: los excongresistas Álvaro García (condenado a 40 años por la masacre de Macayepo) y Juan Carlos Martínez Sinisterra (recordado por sus escándalos en ese pabellón).

Pese a eso, la comisión judicial debió utilizar la fuerza para acceder a varias celdas, cuyas llaves estaban en poder los internos. En unos casos, los guardianes rompieron vidrios para abrir las puertas y en otros fue necesario que cerrajeros rompieran guardas y cerraduras y las cambiaran.

“Se efectuó cambio de guardas, cambio de cerraduras completas y copia de llaves a 22 celdas (...). Se realizó control en los espacios de peluquería, sala de masajes, bodegas de almacenamiento de víveres y pasillos de acceso a las celdas, en donde el personal de guardia cuenta con llave para sus respectivos registros y visitas”, se lee en otro aparte del informe.

En el Ere Sur hay 56 celdas, que los internos llaman habitaciones, y de ese total 34 están ocupadas. Por tratarse de un pabellón con régimen especial, los presos tienen autorización de tener un televisor con conexión a cable, computador con internet, entre otros privilegios.

En el patio están, entre otros, el exgobernador de Arauca Julio César Acosta, el abogado Álvaro Dávila (uno de los del ‘carrusel’) y los polémicos inversionistas Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo.

Investigadores del Inpec adscritos a la cárcel señalan que los presos habían tomado posesión de los espacios vacíos sin autorización alguna. Una de las celdas fue habilitada como ‘oficina jurídica’, y era allí donde atendían a los abogados. Ese espacio también les fue cerrado.

En cuanto a la sala de masajes y la peluquería, esta continúa porque, según explicaron fuentes en el Inpec, están autorizadas para terapias de los internos en ese pabellón. Ahora se evalúa el inicio de una investigación disciplinaria contra los guardianes que permitieron esos actos y contra el subdirector de La Picota Miguel Ángel Mota, quien fue separado de su cargo por los hechos relacionados con la obra que adelantaba Emilio Tapia.(El tiempo)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -