miércoles, 1 de julio de 2015


El primer día de enero de 2013, la vida de Karina Abregú cambió para siempre, cuando su marido intentó matarla rociándola con alcohol y prendiéndola fuego. Logró sobrevivir porque se arrojó a una pileta para apagar las llamas y, luego, luchó para soportar el dolor de las quemaduras en todo el cuerpo y una sucesión de paros cardíacos. Aún internada, la echaron del trabajo y de la clínica, por no tener obra social. Ahora, mientras el agresor sigue libre, la mujer pide ayuda desesperada, ya que no cuenta con ingresos y no tiene acceso a la medicación necesaria.

"De alguna manera, la están dejando morir. Cuando salimos a contar lo que estaba pasando con Karina, muchísima gente de organismos oficiales se solidarizaron, prometieron ayuda. Pero se diluye, queda en la nada. Fuimos convocadas a la Casa Rosada, con toda la esperanza, pero nos atendió una empleada que ni siquiera estaba al tanto de lo que sufríamos. En el Consejo Nacional de las Mujeres nos ofrecieron una máquina de coser para generar alguna actividad laboral, pero ella no puede hacer mucho, porque sigue con las operaciones. Si me preguntan qué necesita Kari, les digo que con urgencia los medicamentos, y ayuda económica, algún subsidio, o al menos alimentos, artículos de limpieza, algo que le sirva", dijo Carolina, hermana de la víctima, a Diario Popular.

La necesidad de Karina es tanta que en el perfil de Facebook llamado "Justicia por Karina" se difunde cotidianamente que requiere de los medicamentos "Tramadol" y "Escitalopran". Además, publicaron los datos bancarios para realizar aportes solidarios: "Banco ICBC (ex Standard Bank), Caja de ahorro en pesos cuenta 0923/01102729/94, DNI 24-075549, Cuil 27-24075549-7, CBU 0150923001000102729947".

"La realidad es que no tiene ayuda. Y ella es una sobreviviente de la violencia de género. La pelea por ella, por sus hijos. Yo soy docente, tengo que trabajar para que podamos tratar de comer todos los días. Le piden papeles, documentos, trámites y apenas se puede movilizar. Valoramos que llamen, se solidaricen, pero las víctimas y sus familias necesitan ayuda de verdad, concreta y urgente", dijo Carolina.
Finalmente, la hermana de Karina contó que "por la falta de medicación, a veces se retuerce en la cama por los intensos dolores, y provoca muchísima impotencia, porque apenas podemos cubrir los gastos de cada jornada", agregando que "la realidad es que a este ritmo su deterioro se acelera, no sólo físico, también psicológico, por lo que necesitamos ayuda urgente".(Diario popular)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -