lunes, 20 de julio de 2015


Armas, drogas y teléfonos celulares son objetos a los cuales no deberían tener acceso los menores infractores internos en los Centros de Internamiento de Renacer y el Centro Preventivo Cobras, este último ubicado al interior de las instalaciones del Escuadrón de Operaciones Especiales Cobras.
 
La problemática que existe actualmente en estos dos centros, en los cuales no hay autoridades y el personal administrativo solo puede ingresar para entregarles la comida, es generado por los miembros de la Pandilla 18.

Desde hace dos meses estos pandilleros despojaron de las llaves de los centros a las autoridades y terminaron sacándolas de las instalaciones quedando solo ellos a su libre albedrío.

En el centro Renacer hay más de cien menores internos, entre estos se encuentran 46 pandilleros de la 18; 28 que integran Los Chirizos, Benjamins y el Combo que no se deja y varios pesetas (que no quisieron estar en módulos de las maras). Mientras que en una área aparte se encuentran 26 menores que cometieron faltas menores, nada relacionado con las maras y pandillas.

Los integrantes de la MS-13, por razones de seguridad fueron trasladados al centro El Carmen, de San Pedro Sula, y los miembros de la 18 que estaban en ese lugar fueron llevados al Centro Preventivo Cobras, en donde hace unas semanas asesinaron a David Edgardo Raudales Gutiérrez, alias “El Pony”, vinculado en el crimen de dos fiscales ocurrido en San Pedro Sula, en octubre de 2014.

En ese lugar se encuentran 52 pandilleros presos y al igual que en Renacer, durante dos meses han estado sin control alguno, hasta la semana las autoridades nombraron a una directora la cual no cuenta con el apoyo de un personal administrativo.

EL HERALDO conoció que desde siempre estos pandilleros son los que han dado la linea de como deben trabajar las autoridades y demás empleados de estos centros. Esta ingobernabilidad en los centros para menores lleva años sin ser controlada por las autoridades gubernamentales que poco o nada han hecho para crear mecanismos de control y rehabilitación para estos pequeños delincuentes, que incluso dentro de esos lugares siguen cometiendo asesinatos.

La crisis

En el mes de enero los pandilleros de la 18 golpearon a todos los integrantes de los grupos rivales, es decir a los integrantes de la MS-13, Benjamins, Chirizos y “El combo que no se deja”, por lo que el personal administrativo opto por colocar carpas fuera del edificio para proteger la vida de los menores. Sin embargo estos pandilleros saltaron los muros e incendiaron las carpas al mismo tiempo en que agredieron a más de alguno de los infractores.

Después de ese problema, fiscales del Ministerio Público, Policía Nacional, Fuerzas Armadas y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) intervinieron el centro Renacer, en un intento por retomar el control. Aun así los pandilleros, quienes tienen armas en su poder en varias ocasiones dispararon contra las autoridades, dejando algunos heridos. Un soldado fue atacado con una piedra con la cual le golpearon la cabeza dejándole una herida por la cual le hicieron diez puntos para cerrarla.

Durante esa intervención, las autoridades recibieron la información que esta agrupación criminal tenía su propio cementerio clandestino al interior de las instalaciones, por lo que se realizó una excavación encontrando al menos cinco cadáveres de menores pertenecientes a las maras rivales.

Según dictamen forense, antes de sepultarlos los cuerpos fueron desmembrados, demostrando los niveles de maldad e insensibilidad de estos niños de mente perversa. Un testigo protegido reveló a las autoridades que dos de los cadáveres encontrados eran de integrantes de la MS, a los cuales les mutilaron sus dedos y los obligaron a comerlos, luego aún con vida, a uno le abrieron el pecho y le extrajeron el corazón, ordenando al sobreviviente comerlo y después lo mataron.

Antes de sepultarlos, los pandilleros desmembraron los cadáveres, los quemaron y los envolvieron en una sábana para después enterrarlos. Mayores presos Por este crimen el Ministerio Público acusó a tres pandilleros, los cuales a pesar de ser ya mayores de edad siguen presos en el centro para menores por haber sido procesados anteriormente por otros delitos en los Juzgados de la Niñez.

Y estos no son los únicos mayores de edad que se encuentran privados de libertad en esos lugares ya que según el Código de la Niñez a pesar de cumplir la mayoría de edad deben cumplir la condena en un centro para menores. Según fuentes ligadas a estos centros, son los mayores de edad quienes les enseñan a los menores a torturar y descuartizar a sus rivales.

Unos días en que comenzara el autogobierno en Renacer, los pandilleros ingresaron a la cocina y lanzaron varios sapos muertos, a los cuales les abrieron el abdomen asustando a las cocineras, las cuales no regresaron al lugar. Los pandilleros de Renacer han permanecido durante estos meses golpeando a los demás internos.(El heraldo)


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -