martes, 4 de agosto de 2015


El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, cree que el Gobierno tiene un rumbo definido para enfrentar la violencia de forma integral basándose en el plan El Salvador Seguro, que el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) presentó en enero de este año. Sin embargo, Morales teme que ese rumbo se pierda al implementar medidas como la militarización provocada por coyunturas de escalada de violencia como la reciente, en la que las pandillas amenazaron a los transportistas para que no sacaran sus buses durante tres días y no prestaran su servicio a la población. El procurador cree que la militarización solo favorecería más atropellos a los derechos humanos.

¿Las estrategias del Gobierno, en materia de seguridad, fueron las adecuadas en esta coyuntura del paro de buses?

Me parece que ha sido positivo que el Gobierno haya dado medidas alternativas al transporte, sacando buses y camiones del Estado para trasladar a los salvadoreños hasta sus trabajos o lugares de destino. De hecho, ese fue mi llamado en las primeras horas de ese lunes, que se llevaran a cabo medidas de contingencia.

¿Sacar más militares a las calles fue una buena medida?

La militarización es un tema que obviamente sabemos que solo puede darse de manera coyuntural, es decir, que ante una emergencia el presidente puede sacar el ejército, pero en su momento el Gobierno deberá manifestar la información de inteligencia que lo llevó a adoptar esta militarización.

¿Pero sacar más militares no provocaría más atropellos a los derechos humanos como ya hemos visto en casos recientes?

La militarización no es la respuesta frente al fenómeno de la violencia, porque la violencia tiene causas complejas que se deben abordar desde una política integral. La respuesta de fuerza debe darse en el marco de la ley, pero sin los abusos que hemos visto últimamente y esto debe controlarse. No podemos abandonar el rumbo de una política integral que ataque las causas de la violencia como ha sido planteado por el Consejo de Seguridad. Yo esperaría que el Gobierno no pierda el rumbo y favorezca a que con la militarización el Estado se vuelva represor. Es que si se pierde el rumbo vamos a repetir la historia de la época de mano dura que solo fortaleció al crimen organizado en el país.

Si usted afirma que el Gobierno tiene rumbo ¿por qué hay voces que se levantan diciendo que no?

Quienes hablan de que el Gobierno no tiene rumbo en materia de seguridad están faltando a la verdad, hay un plan El Salvador Seguro en el que han participado muchos sectores, incluso el empresarial y político. Es una lástima que muchos de los que sostienen esta tesis de que el Gobierno no tiene rumbo han participado en la elaboración de ese plan, y no debemos dejar que esto sea un documento que vaya a la gaveta, y debemos exigir que el Gobierno lo aplique. Tenemos coyunturas como la actual de escalada de violencia donde se puede hacer uso de operativos policiales y militarización, pero esto no debe ser razón para abandonar el rumbo trazado.

¿Considera que partidos políticos tienen planes para desestabilizar al Gobierno como se ha denunciado?

No tengo información concreta que me ayude a determinar o vincular partidos políticos como ARENA con la desestabilización que están haciendo las pandillas. Sin embargo, me parece que el partido ARENA y los partidos de oposición del Gobierno deben abandonar en estos momentos la tradicional confrontación política que ha caracterizado la historia de El Salvador desde la posguerra. El Gobierno no debe actuar totalmente a la defensiva contra sus contendientes políticos, lo que debemos hacer es que ambas partes y todo el liderazgo político del país debe generar unidad y sumarse a trabajar contra la delincuencia.

¿Ante estas coyunturas se puede negociar con pandillas?

Yo estoy en contra de que se sostenga un diálogo o negociación con la cúpula de los grupos delictivos, porque esto es dar una legitimidad política a grupos que están cometiendo delitos graves, entonces me parece que eso no tiene viabilidad. Los diálogos son importantes, pero para construir políticas integrales contra la violencia, diálogos entre diferentes sectores, diálogos comunales, ese tipo de diálogos son necesarios para la prevención, pero no los diálogos que favorezcan la impunidad de crímenes. Porque los diálogos con pandillas solo generarían más poder a esos grupos delictivos.

El diputado Guillermo Gallegos, de GANA, insiste en esta coyuntura en una pena de muerte, como medida contra los delincuentes. ¿Qué opina usted?

La pena de muerte, en donde se ha aplicado, ha demostrado que no disminuye los índices delictivos, además generalmente acarrea procesos engorrosos larguísimos y muy costosos para el Estado. Es un espejismo de seguridad. En una respuesta de angustia, la población puede pedir este tipo de medidas, pero yo creo que los políticos deben actuar con responsabilidad e ir abandonando la posición de lo que la doctrina llama “el populismo punitivo”. Está demostrado que los políticos que ofrecen este tipo de medidas reciben recompensas electorales, ganan votos en las elecciones con esos discursos y por eso en América Latina lo siguen repitiendo hasta la saciedad, pero no perdamos la memoria histórica reciente que en los últimos 20 años en El Salvador han sido de endurecimiento de leyes, de reformas penales, de eliminación de garantías, y las cárceles sobrepasan su capacidad, es decir, el endurecimiento se ha dado y miren dónde estamos. Yo hago un llamado a abandonar estas posiciones populistas que no plantean soluciones reales y que solo legitiman más violencia y muerte.(Prensa gráfica)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -