miércoles, 12 de agosto de 2015


La semana pasada un soldado murió en la base militar de Mazángaro, en el VRAEM, y días después el Ejército capturó a dos presuntos terroristas de Sendero Luminoso.

Entonces, cabe preguntarse quiénes son y cuánto poder realmente tienen los integrantes de este grupo subversivo cuyos cabecillas —en su mayoría— están presos.

Recordemos que Sendero Luminoso buscó tomar el poder por la vía armada entre 1980 y el 2000, y que desató un conflicto en el Perú que dejó casi 70 mil muertos.

Si bien quedan grupos armados en la zona del VRAEM, analistas sostienen que solo se trata del aparato armado del narcotráfico.

Según el portal de noticia BBC Mundo, para el analista político Carlos Tapia “Sendero Luminoso ya no existe”. Considera como su último cabecilla a Florindo Flores Hala, ‘Artemio’, que operaba en el Huallaga. Antes de caer en febrero de 2012, este reconoció en una entrevista a IDL Reporteros que Sendero estaba derrotado.

El abogado de Abimael Guzmán, Alfredo Crespo —quien fundó en 2009 el Movimiento por la amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef)—, todos los dirigentes de Sendero están en la cárcel o muertos.

EL APARATO ARMADO DEL NARCOTRÁFICO

La Dirección contra el Terrorismo (Dircote) de la Policía sigue llamando ‘senderistas’ a los hermanos Quispe Palomino, ‘Raul’ y ‘Jose’, quienes se integraron —en sus inicios— al mando de Abimael Guzmán, fundador de Sendero Luminoso.

Hoy, en cambio, es conocida la enemistad entre estos y Abimael Guzmán. Según José Baella, de la Dircote, los hermanos piden la cabeza del líder histórico del grupo terrorista mientras que este no los reconoce como miembros de la organización.

Para Carlos Tapia, “los Quispe Palomino no son senderistas, son una banda armada que sirven de guachimanes (vigilantes) de aparato armado del narcotráfico”, según consigna la BBC.

El general Baella detalla que para financiarse, los Quispe Palomino dan seguridad a los mochileros o “cargachos” que transportan cocaína por la selva y les cobran entre tres y cinco dólares por kilo.

También —dicen— protegen las narcopistas, en las que las avionetas pueden cargar hasta 300 kilos de cocaína por vuelo. Cuando los cómplices de los Quispe Palomino quieren ganar más dinero, transportan la droga ellos mismos.

Carlos Tapia sostiene que si los Quispe Palomino atentan contra las bases policiales y militares del VRAEM es con el fin de hacerse necesarios para los narcotraficantes.

“Entregaron a Feliciano y se entregaron a la droga. Repiten de paporreta (mecánicamente) una ideología y sus atentados no tienen objetivos políticos, como sí los tenía Sendero. Ya no hay terroristas”, asegura Tapia.

EL DEVENIR DE SENDERO

José Baella, de la Dircote, agrega que los hermanos Quispe Palomino debieran operar junto a 60 u 80 insurrectos.

Si bien —sostiene el portal de la BBC— el Ejército y la Policía desconocen las identidades de estos mandos medios, sí han estudiado sus movimientos y los de sus cómplices, por lo que saben que se mueven con grupos pequeños, para camuflarse fácilmente en la selva.

Saben también que adoctrinan a los habitantes de los centros poblados de Vizcatán y que para ganar su apoyo, han acordado ser pacíficos con ellos.

Saben que no dejan huellas y que castigan a todo aquel que pierda su armamento. El objetivo del Estado en el VRAEM es capturar a las cabezas de los grupos armados para desorientar y desintegrar a los subordinados.

Quizás entonces se podrá hablar del fin definitivo de Sendero Luminoso, concluyen los analistas.(Peú 21)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -