martes, 16 de febrero de 2016


El Papa Francisco cumplió un tercer día de visita enumerando las causas de los más necesitados y pobres de México y, de nuevo, tomó distancia del clero mexicano, criticado por su cercanía a los poderes económico y político. En su gira por Chiapas, el Pontífice pidió perdón a los pueblos indígenas por los atropellos de los que han sido víctimas de la codicia de los poderosos del país. Les sonrió, los escuchó atento y les habló en las lenguas tzeltal, tzotzil y chol.
Francisco llegó a San Cristóbal de las Casas en helicóptero y de inmediato subió a su papamóvil en el que recorrió el centro deportivo para saludar a la gente que lo aguardó por horas. ”¡Viva el papa que ama a los pueblos originarios!”, “¡Viva el papa Francisco!”, “¡Viva el papa de los pobres”, se escuchaba decir a un hombre a través de las bocinas, a lo que los asistentes respondían “¡Viva!”.
Luego de la emotiva misa los indígenas mexicanos, que aguardaron por verlo desde la madrugada, agradecieron al Papa por haberlos visitado, pero sobre todo por ponerles la atención que otras personas no les han dado.
Pero hubo más. Luego de la misa multitudinaria, el Papa Francisco se dirigió a la Catedral de San Francisco para adorar al Santísimo, ofrecer un ramo de flores a la Virgen y saludar a los ancianos y enfermos ahí congregados.
Antes, el Pontífice reivindicó a Samuel Ruiz (1924-2011), Obispo fallecido en 2011 vinculado a la Teología de la Liberación e identificado con las causas de los más pobres.
Francisco estuvo en la tumba del Obispo, un hombre que en su tiempo no fue bien acogido por el Vaticano, incluso fue difamado y criticado por la curia mexicana. Con ello el Papa envió de nuevo un mensaje a los jerarcas católicos mexicanos que se volcaron en contra de Ruiz en el pasado y que se encargaron de, incluso, orillarlo en contubernio con el Estado a renunciar a ser Obispo de San Cristobal de las Casas.
El sábado, durante el primer día de actividades dentro de su gira, el Papa envió un primer mensaje crítico al clero mexicano. Durante su discurso a los obispos, durante la reunión que sostuvo con ellos en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, les dijo: “No tengan miedo a ser transparentes”, y les habló sobre la necesidad de que el Episcopado resuelva sus problemas de frente y a la cara.
Francisco les pidió a los obispos que “no minusvaloren el desafío” que el narcotráfico representa para la “sociedad mexicana”, incluida la Iglesia. Pero también los conminó a ser “de alma transparente, de rostro luminoso”.
El tema del narcotráfico fue mencionado de nuevo, ese mismo sábado, en el encuentro que sostuvo con obispos mexicanos en la Basílica de Guadalupe, a quienes pidió no desestimar los retos que este negocio ilícito representa para México.
“Me preocupan particularmente tantos que, seducidos por la potencia vacía del mundo, exaltan las quimeras y se revisten de sus macabros símbolos para comercializar la muerte en cambio de monedas que, al final, ‘la polilla y el óxido echan a perder, y por lo que los ladrones perforan muros y roban’. Les ruego no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la entera sociedad mexicana, comprendida la Iglesia”, dijo.
El domingo, después de la misa en Ecatepec, Estado de México, se reunió en una comida privada con seminaristas del Seminario Diocesano, en donde, de acuerdo con una fotografía “tuiteada” por el padre italiano Antonio Spadaro, Francisco dejó un mensaje escrito en el que pide a los seminaristas no ser “clérigos del Estado”.
“Que todos los que en esta casa se preparan al presbiteriado tengan presente siempre a Jesucristo, El Señor y a Su Madre Santísima. Que Ellos los preparen para ser pastores del pueblo fiel a Dios y no ‘clérigos de Estado’. Francisco”, dice el texto.
Fueron esos “clérigos del Estado” los que se encargaron de destruir a Samuel Ruiz y trataron de opacar su legado. Pero ayer, tras entrar en el santuario religioso, el Papa se dirigió directamente al lugar donde está la tumba de Ruiz , donde rezó durante varios minutos.
Francisco “viene a encontrarse con la tumba, pero para nosotros como creyentes, Samuel Ruiz está vivo”, dijo a la agencia Efe antes de la visita papal a la catedral el sacerdote jesuita Pedro Arriaga, quien durante varios años trabajó con “Tatic” (padre en lengua tzotzil), como le llamaban cariñosamente las comunidades indígenas.
Muchas veces acusado de extremista o de colaborar con grupos de izquierda, Samuel Ruiz García, llamado “Tatic” por indígenas chiapanecos, fue un obispo defensor de las causas de los marginados.
El Gobierno de Carlos Salinas de Gortari lo quiso vincular con levantamiento armado de los indígenas en 1994. El de Ernesto Zedillo Ponce de León lo acusó de mantener “una ideología de la violencia”, pues muchas de las comunidades levantadas eran cercanas a él y a su trabajo pastoral.
México le debe a “Tatic” el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, por ejemplo, una de las primeras organizaciones civiles dedicadas a defender las causas de las minorías en el país.
Ruiz llegó como obispo a Chiapas en 1959. Durante años fue casi la única voz de las comunidades indígenas y se involucró hasta en su sustento. Cuando estalló la guerra de enero de 1994, fue mediador entre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Gobierno federal.
Sin embargo, la curia mexicana aliada con el Gobierno, se encargó de reducirlo y orillarlo en 1999 a dejar de ser obispo de San Cristobal de las Casas y condenado a vivir sus últimos días rechazado por el clero y El Vaticano.
 Aún rechazado por la Iglesia, Samuel Ruiz fue un aliado de las causas de los desprotegidos y una voz alzada contra las injusticias hasta el 24 de enero de 2011, cuando murió en la Ciudad de México.
EL CLERO MEXICANO Y EL PODER
Este toque de atención no fue gratuito en un país donde la jerarquía eclesiástica en general mantiene un estrecho vínculo con la clase política y económica, vive fuera del precepto de austeridad y tiene posiciones muy conservadoras y distantes de lo que opina el país en temas como el matrimonio homosexual o el aborto.
Los casos abundan.
Al Arzobispo Primado de México, el Cardenal Norberto Rivera, se le pudo ver junto al magnate Carlos Slim Helú y otros grandes empresarios del país en Galicia, España, en agosto de 2013, donde ofició una misa y pasó unos días de vacaciones.
Onésimo Cepeda, Obispo emérito de Ecatepec, donde este domingo el Papa instó a no “acumular fortuna”, fue corredor de bolsa y creador del Grupo Financiero Inbursa antes de ejercer el sacerdocio; entre otras cosas se hizo famoso por su afición al golf.
En México, el segundo país del mundo por número de católicos, la fuerte relación Iglesia-Estado se renovó en 1992 cuando El Vaticano y el Gobierno federal retomaron las relaciones diplomáticas con una reforma constitucional que otorgó personalidad jurídica a las instituciones religiosas y le devolvió el derecho a propiedad y patrimonio propio. Se puso así fin a casi dos siglos de desavenencias, pues en la configuración del México independiente se buscó separar la Iglesia del Estado, declarado laico, y se desamortizaron muchos bienes eclesiásticos.
Entre los múltiples choques destacan la Guerra Cristera (1926-1929), una lucha armada entre el Gobierno y religiosos católicos y milicias de laicos en la que murieron unas 250 mil personas. En 1992, y a partir de una propuesta vaticana impulsada por Juan Pablo II, y luego por Benedicto XVI, se estableció “una especie de matrimonio” entre la Iglesia y el Estado mexicano en el que se antepuso la relación con la clase política a una “mayor cercanía con el pueblo”, dijo el experto.
OTRO DÍA INCÓMODO PARA EL GOBIERNO
En el empobrecido estado de Chiapas, el Papa Francisco le dijo a miles de personas de pueblos originarios que la gente debería hacer un examen de conciencia y pedir “perdón” por el trato a sus pueblos.
 
El Papa pidió la protección del ambiente, que junto con las culturas indígenas es parte de las preocupaciones que ha manifestado en su papado. “Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la historia”, dijo, y recordó que los indígenas “en esto tienen mucho que enseñarnos”.
Francisco criticó la exclusión social que han padecido históricamente los indígenas y dijo que el mundo debería aprender de su cultura y la protección de la naturaleza.
“El desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos impactan a todos y nos interpelan. Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la historia. En esto ustedes tienen mucho que enseñarnos. Sus pueblos, como han reconocido los obispos de América Latina, saben relacionarse armónicamente con la naturaleza, a la que respetan como ‘fuente de alimento, casa común y altar del compartir humano’”, planteó el Vicario de Cristo.
Al terminar la misa un grupo de indígenas dirigió unas palabras al sumo Pontífice de la Iglesia católica. “Aunque muchas personas nos desprecian tú has querido visitarnos y nos has tomado en cuenta”, le dijo uno de ellos.
Tenemos un Papa al lado de los pobres”, gritó la multitud cuando concluyó la misa. “Llévanos en tu corazón con nuestra cultura, también con nuestra alegría y nuestros sufrimientos, con las injusticias que sufrimos, con el dolor de nuestros enfermos, con nuestros niños, jóvenes y ancianos, y con nuestra esperanza en Cristo resucitado”, le dijeron las comunidades a Francisco.
Y agregaron: “Aunque vives lejos en Roma, te sentimos muy cerca de nosotros”. También le pidieron que les siga ayudando a cuidar “la hermana y madre tierra, que Dios nos dio”.
Los indígenas agradecieron dos de los gestos que el papa tuvo con los pueblos originarios: “autorizar nuevamente el cargo de diaconado permanente indígena con su propia cultura, y haber aprobado el uso en la liturgia de nuestros idiomas”.
“Queremos escuchar a Dios y hablarle en nuestro propio idioma”, reivindicaron los indígenas. Al despedirse, reiteraron su agradecimiento al Papa argentino por haber venido a visitar esta “tierra, de ascendencia maya”.
El Pontífice cumplió así el tercer día de su gira por México. Antes durante sus discursos ofrecidos el sábado y el domingo habló corrupción, privilegios, narcotráfico, violencia, falta de justicia, explotación, ganancias a costa de la “vida” de los otros.
QUE EL GOBIERNO NO SÓLO OIGA, SINO QUE ESCUCHE
 Luego del mensaje del Papa en Chiapas, un centenar de representantes de pueblos indígenas y campesinos de 15 países, reunidos en la entidad con motivo de su visita, afirmaron que “las palabras no bastan” y pidieron apoyo en la conservación del planeta.
Los líderes reunidos en San Cristóbal de las Casas, y quienes viajaron desde remotos bosques de Latinoamérica hasta Chiapas, hicieron un llamado “a los gobiernos, corporaciones y a la Iglesia Católica a seguir al Papa Francisco y unirse a los pueblos tradicionales, salvadores del planeta”.
El anuncio fue difundido por la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) tras el encuentro que “representantes de una gran diversidad de pueblos indígenas y campesinos de Latinoamérica” sostuvieron para compartir sus reclamos ante el “despojo territorial” y “la devastación” de “las selvas y los bosques”. Concretamente, pidieron “poner en práctica la revolucionaria visión del Papa con respecto al rol de los pueblos indígenas para salvar el planeta” al considerar que “las palabras solas no bastan”.
El profesor Alberto Patishtán Gómez, el indígena de Chiapas que estuvo preso 13 años y quien fue indultado en 2013, dijo en entrevista con SinEmbargo que el mensaje del Papa les da fortaleza y ánimo a las comunidades indígenas.
Patishtán planteó que es difícil que el Estado mexicano atienda el llamado del Papa, pero que los pueblos indígenas seguirán protestando y exigiendo justicia.
El abogado Sandino Rivera, quien llevó el caso de Alberto Patishtán y litiga varios casos de otros indígenas encarcelados, opinó que el mensaje del Papa Francisco es importante, porque la mayoría de los indígenas chiapanecos son religiosos.
“Muchos de ellos son católicos, pero en Chiapas hay hasta musulmanes. Es importante por el activismo que ha tenido el pueblo creyente, las comunidades zapatistas, con los diálogos de paz con el Obispo Samuel Ruiz, entonces lo que hace el Papa es revelar esa exclusión histórica en la que han vivido los pueblos”, dijo.
Ayer, el Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, David Fernández Dávalos, destacó cuatro puntos de la homilía ofrecida por el Papa Francisco en San Cristóbal de las Casas.

El Rector prosiguió: “Lo segundo es que reconoce la situación de postración en la que tenemos a los pueblos indios, es decir, hace una denuncia de la marginación y el despojo a los que han sido sometidos por el capital y las culturas hegemónicas; y junto con ellos a la tierra, porque son uno, ellos entienden más que nosotros a la naturaleza”.
Fernández Dávalos expuso que “el Papa lleva palabra de consuelo, pero también de denuncia”, “el mismo itinerario del Papa es un mensaje […] nos está hablando antes de darnos un discurso; vino al centro de nuestra identidad con la virgen del Tepeyac, se reunió con los pobres en Ecatepec, ahora con los pueblos originarios en Chiapas, irá más tarde con los jóvenes y las víctimas de la violencia en Morelia y después en Ciudad Juárez se reunirá con el mundo del trabajo y las víctimas de la violencia del país”.(





 




Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -