jueves, 3 de marzo de 2016




El pasado 24 de febrero, en la capital del país,  la Confederación de Trabajadores de México conmemoró el octogésimo aniversario de su fundación.
     Al magno festejo acudieron, en teoría, representaciones de las federaciones cetemistas de todas las entidades.  
     Y claro, por significar un día especial, los agremiados a esta central querían estar presentes en las actividades programadas para ese día: en el auditorio “Fernando Amilpa”, en donde el secretario general, Carlos Aceves del Olmo fue el anfitrión; en la plaza principal del edificio de Vallarta 8, y en la explanada del monumento a la Revolución.
     Entre la multitud destacaba el enemigo número 1 de la CTM: Isidro Santamaría Casanova, título no obtenido por la víscera de algún cronista de la clase obrera, sino por la acumulación de actuaciones del ex mesero de Cancún.
     Él, sabiéndose el Judas de esa organización nacional, en cumplimiento a la advertencia del finado Fidel Velázquez Sánchez –“el que se mueve no sale en la foto”- a regañadientes salió en las gráficas, pero fuera de foco; por allá, con toda la aversión que lo caracteriza, apartado del centro de la lente, observaba con los rabillos de los ojos el júbilo de los conmemorantes.
     Y no era para menos, pues varios pasajes de las intervenciones de los oradores, por el espíritu del contenido, eran bofetadas subjetivas que caían sobre la humanidad de Santamaría Casanova, que se ha afanado por sobresalir como enemigo de los intereses de los trabajadores quintanarroenses.
          

       

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -