viernes, 25 de marzo de 2016




Desde la erección de Quintana Roo como entidad, las temporadas electorales se habían realizado más o menos dentro de un marco normal, por llamarlo de alguna manera.
     Entre esas “normalidades” hubo dedazos, mapacheos, muertos votando, robo de urnas, trásfugas y un sinfín de jugadas desaseadas, pero, salvo las  protestas y denuncias correspondientes, no vimos más.
     Sin embargo en el presente proceso electoral han ocurrido sucesos que no se observaron antes.
     Y las anomalías empezaron a partir de la conformación del IEQROO, bajo la tutela federal del Instituto Nacional Electoral, que lo primero que hizo fue ponerle la garantía de desconfianza a aquel órgano, al aceptar integrantes con demandas judiciales. Verbigracia, Claudia Carrillo Gasca y José Luis González Nolasco.  
     Las mentiras curriculares de este dueto nulifican cualquier signo de legalidad y credibilidad del IEQROO.
    Luego, en la esfera de los partidos políticos, el retorno del PRI a Los pinos colocó a los priistas en otros planos, y no precisamente en los de la obediencia y sumisión.
     Días antes de que esa organización se inclinara por Mauricio Góngora Escalante, las compuertas de las renuncias y abandonos masivos fueron abiertas. Tan así fue que el dirigente Raymundo King de la Rosa, raudo, quiso sustituir las bajas con nuevas filiaciones, coaccionadas, por supuesto.
     Y de allí para acá las renuncias públicas al prinosaurio han sucedido en cadena; de Cancún a Chetumal y de Cozumel a Holbox.
     Claudicaciones tricolores que aprovecharon Acción Nacional y de la Revolución Democrática, para hacerse de candidatos a gobernador,   pisoteando a la militancia panista y perredista.
     Pero también el Revolucionario Institucional colaboró en el enrarecimiento de los vientos electorales, al signar un pacto impensable, mediante el cual entregó 8 curules locales y 4 presidencias municipales al PANAL y PVEM, entre éstas la de Benito Juárez (léase Remberto Estrada Barba), que ya antes estuvo en manos opositoras al tricolor.
     Y en todo este desbarajuste, hoy la ciudadanía observa a un ex gobernador de Quintana Roo-Félix González Canto- como un operador frente al tablero político, reacomodando un partidazo multiherido.
     A estas alturas, sólo falta que se aparezcan los nombres finales de las y los que serán registrados por los partidos para las diputaciones estatales y los ayuntamientos que, dadas las peculiaridades del entorno político, no sería novedad que fertilicen el extraño ambiente electoral quintanarroense.  (Fe de ratas: Mario Hernández. Marzo 25, 2016)  

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -