lunes, 12 de febrero de 2018



    Sobran los casos en lo que el mandatario de Quintana Roo ha errado en los nombramientos de las y los titulares de instituciones, entidades y organismos descentralizados.
    
     Los desaciertos se dieron desde que dio a conocer su gabinete.

     Las jaquecas al jefe del ejecutivo local, generadas por actitudes, desempeños abusivos y equívocos de secretarios y directores generales, no le dan tregua al estado.

     La lengua irreflexiva del responsable de la Secretaría General de Gobierno (los campesinos gastan los apoyos gubernamentales en borracheras), el racismo en Educación y Cultura (no deberían existir los que tienen discapacidades diferentes), las omisiones en salud pública de la SESA (nula prevención del dengue en muchas colonias de Chetumal), los atropellos y favoritismo de la Sintra (golpeo de choferes de uber), la inactividad del COJUDEQ (espacios deportivos restringidos a la ciudadanía), la parcialidad de Sría. de Trabajo y Previsión Social (el regaño a ex empleados del ayuntamiento de F. Carrillo Puerto) y la ignorancia del espíritu del SQCS (decreto de creación en el cesto de la basura).

     Los dislates, de seguir enlistándolos, llenarían fojas y fojas.

     A esta miríada de barbaridades  hay que sumar las designaciones desatinadas en comunicación social del gobierno quintanarroense, en donde la sinrazón del par de responsables que lleva lo que va del sexenio estatal ha sido más que evidente.

     El  abandono que lucen las oficinas de la llamada Coordinación General de Comunicación, más ocupada en un fallido y grotesco culto a la personalidad, es proporcional al pésimo manejo de situaciones de crisis, sin olvidar el maltrato a reporteros y el desequilibrado trato a periodistas del norte, centro y sur de Q. Roo.

     No se trata de observar si las carreras periodísticas de Haide Serrano Soto y  Felipe Ornelas Piñón son largas o cortas, sino de echar una mirada a su cuestionable labor en las relaciones con la prensa.

    Si retomamos el primer párrafo del presente trabajo, lo que sobresale en las designaciones hechas por el mandatario estatal es el pago de compromisos políticos, las cuotas de poder a los partidos AN y de la RD, así como a exgobernadores priistas.

   Es síntesis, parece que el gobernador Carlos Joaquín es proclive a equiparse con colaboradores que boicotean su imagen y la del estado de Quintana Roo. (Mario Hernández Sandoval; 12-II-2018)           



Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -