miércoles, 14 de febrero de 2018



—Sabemos que cuando viene un proceso electoral, todos quieren ser postulados; todos le apuntan a la madrina, al padrino; todos le piden a Santa Claus que  los ayude.

     Así describe el luchador social Román Guzmán González el entorno de las pre nominaciones a los puestos de elección popular.

     —Sin embargo la realidad es otra. Hay un error en los partidos y en las dirigencias; entre tanta algarabía a veces se equivocan. Lo cierto es que deseamos al hombre o mujer que quiera ser gobierno justo,  democrático, equitativo y transparente.

     Afirma que el tipo de gente es el de alguien que vea todo: por un desarrollo social, sustentable y equilibrado.

     —Hoy puedo decir que es nuestro tiempo. A mí me acreditan más de treinta años de lucha. Hemos tenido muchas participaciones y en éstas muchos triunfos se nos han robado.

     En 1994 fue diputado local suplente, en el 97 le ganó la elección a Jorge Calderón Gómez, pero le “quitaron” la victoria. Dice que nunca fue diputado Calderón. “Yo fui el legislador del pueblo”.

     —A los largos de los años he tenido cierta cordura. No basta ser diputado o presidente municipal; hay que hacer las cosas como tal.

     Argumenta que la ciudadanía tiene una gama de hombres y mujeres a los que podría decir: “por qué no nos sentamos a dialogar, para saber qué es lo que queremos y a dónde vamos”.

     —Todos, sin excepción, han llegado a las colonias y al campo a repetir ‘hoy sí vamos a cumplir; esta vez sí te vamos a dar lo que por derecho te corresponde”. Pero cuando están en el poder, te patean, como siempre.

     Recuerda que tuvo el privilegio de sentarse con un candidato  y que sigue esperado que, con la frente en alto, cumpla lo que prometió.

     —Carlos Joaquín, cuando andaba en campaña, me escuchó, lo cual se lo agradezco. Él conoce la problemática de Bacalar.

     ¿Por qué los candidatos prometen cosas que jamás cumplen?

     —Los hijos de buena cuna no saben qué es el hambre o el frío, desconocen la necesidad de unas chanclas, porque usan pantuflas; usan sábanas de seda.

     Tampoco les avienta  la culpa, pero desde el momento que dicen que quieren un cargo público y prometen lo que no cumplirán, son personas que piensan que hablar es fácil.

     —Lo primero que veo en Carlos Joaquín es que nunca tuvo la responsabilidad de mando con los partidos que lo postularon, que son los que están gobernando.

     Para los servidores estatales que se han visto envueltos en escándalos de corrupción, el entrevistado tiene un adjetivo. 

     —Son una bola de pirañas, entraron para saquear el erario.

     Y especifica:

     —El hombre necesita mucho más que un pantalón cortito. En el poder se necesita inteligencia; no valor para dar lo que los demás merecen. Carlos Joaquín se comprometió tanto, pero estamos peor que antes.

     Guzmán González hizo un llamado a quienes buscan una candidatura para que lo piensen.

     —A los hombres y mujeres que son extracto nuestro les digo: sentemos las bases de lo que queremos para Bacalar. Si nos ponemos de acuerdo en que se desempeñarán con honestidad    y que velen por el bien de la sociedad, podemos llegar a acuerdos.
El escenario de su discurso tiene como epicentro al municipio en que radica.

     —Hay un grandísimo error en Bacalar: sólo están viendo por el circuito oligárquico, por las familias que tienen dinero. Esta anomalía ya es un vicio, pero aquí estamos para romperlo.

     No podría dejar de mencionar a los dos primeros ediles: Francisco Flota Medrano y José Alfredo Contreras Méndez.

      —Flota benefició a sus parientes y amistades. ¿El chepe a quien favoreció?: a sus padrinos políticos, parentela y a amigazos.

     En la actualidad hay voces, y puede parecer juego, que advierten que no deben usar a esa gente para hacer campaña.

     —El ochenta o noventa por ciento de este municipio es gente dedicada a las actividades agropecuarias.

     Y lo de ganadería, lo entrecomilla.

     —La mentira más grande es que digan que hay campesinos empresarios bacalarenses. Hay una prueba contundente: Miguel ratón –porque no es Miguel Ramón (Azueta Villanueva)- acabó con la planta lechera: hizo compromisos con el gobierno para que se la entregaran y no hizo nada: allí está tirada.

     Como ese ejemplo, cita otros.

     —Allí tenemos la industrializadora de chiles jalapeños, la   fábrica de quesos. Eso sí, para el campo no hay nada. Lo que se ha hecho en Bacalar es para los turistas políticos de la talla de Joaquín Hendricks  que tuvieron la oportunidad de ayudar y sin embargo nos desgraciaron.

     En la conversación con quien esto escribe, Román Guzmán no quita el dedo de los que pretenden estar en las boletas electorales.

     —Ojalá y todos aquellos que piensen o puedan ser gobierno se den cuenta que  Bacalar necesita urgentemente una cirugía sin sangre, que de entrada elimine esa alta tasa de impuestos que le están cobrando a este pueblo.

     Esto lo saben los 3 cabezas de los ayuntamientos que ha tenido esta población.
    
     —Flota, “Chepe” y Zetina dijeron que lo iban a arreglar, Conversamos con ellos. Les dijimos que nos están exprimiendo. No generan empleo y si no lo generan, por qué cobran tantos y tan altos impuestos. Este es uno de los graves problemas que tiene Bacalar.

     Y sin respirar, añade:

     —Habría que ver a dónde están los millones de pesos que llegan al “pueblo mágico”, qué han hecho con ese dineral, porque de maquillaje y de pintura estamos hasta la madre.

     Airado, sostiene:
   
     —Nos han tocado pendejadas de gente que piensa que el pueblo no sabe. Lo que no entienden es que los estamos viendo.

     Pero eso no es todo.

     —También tenemos el macro despojo que estaba permitiendo el gobierno del estado. Si no intervenimos los dueños de las tierras, ejidatarios y posesionarios, fácilmente nos hubieran quitado trescientas mil hectáreas, supuestamente para un Área Natural Protegida.

     Pretensión que brotó desde el Congreso del Estado.

     —De esa acción, lo que vimos del gobierno es una doble cara. Nunca hubo una posición firme o una respuesta clara que dijera en Quintana Roo las tierras son de sus dueños.

     Comenta que coquetearon con el gobierno federal, quien estaba haciendo un compromiso mundial, para “proteger” la laguna de los siete colores.

     —¡Hasta dónde han llegado!...Eso es lo que tenemos que cuidar. Vamos con no menos de ochenta años de atraso con respecto a los Estados Unidos de Norteamérica y de las grandes potencias.

     Y lanza un conjunto de cuestionamientos entre signos  admirativos y de interrogantes.

     —¡A qué le llaman tecnología de punta!  ¿Al hacha, al machete y a la coa? ¡Dónde están las promesas! ¡Dónde están los dimes y diretes que se dieron  en los debates con los candidatos!

      Expresa que el gobierno quiere que el campesino are la tierra con herramientas rudimentarias y que así sea autosuficiente. “¡Qué aberrante idea! ¡Qué humillación para nosotros!”

     —Eso es lo que debe de provocar que nos reunamos. Tenemos el conocimiento y la capacidad para dar a Bacalar lo que requiere. Eso de que querer hacer de Bacalar un puerto de altura, sólo da lástima, porque apenas tenemos una laguna; no un mar abierto. Eso de convertirnos en panacea turística, da vergüenza. Lo que Bacalar necesita es responsabilidad.

     De sus aspiraciones a presidir el próximo ayuntamiento, Román Guzmán González explica:

     —Me registré porque tengo capacidad, porque sé cómo están los problemas y cómo solucionarlos. No necesitamos tantos millones de pesos. Esto es mentira…Los millones y millones que piden y les dan, se los roban; los gastan en sueldos y grandes fiestas y paseos. ¡Para eso  quieren el dinero!

     Asegura de eso el gobierno del estado tiene responsabilidad.

     —Que no la soslaye; que no finja que no la ve o no la oye. El autoconsumo es responsabilidad del gobierno. La salud, la vivienda digna y la educación son responsabilidades del gobierno. Hoy las comunidades que integran este municipio están peor que cuando  Carlos Joaquín se comprometió a mejorar su situación.

     Advierte que lo siguiente va para el gobernador.

     —Vivo en la calle 32, 19 con 21 y si le incomodó algo, con gusto aclaro la situación. El lamentable que Carlos Joaquín no nos haya querido atender, que es lo contrario a lo que nos dijo en una mesa de diálogo. Qué lástima

     E insiste:

     —Por vergüenza, cuando un hombre no puede, debe dimitir. También renunciar es un signo de dignidad.

     —Ya lo dije,  y recalco: el pueblo está peor.  No hablemos de narcotráfico porque no es nuestro asunto, pero si nos compete hablar de la seguridad. ¡Cuántos millones y millones  no le han invertido a este tema! ¿Qué han hecho con éstos montones de dinero? Se los han robado.

     Y enlista:

     —Policías, comandantes, tenientes, sargentos y coroneles aparecen en los denuncias. Los acusamos y el gobierno los defiende. En la realidad no hay una estrategia contra el crimen.

     Expresa que quiere seguridad para Bacalar, Quintana Roo y México.

     —Si me dan la oportunidad, lucharé por eso. Pero también necesitamos revisar el hospital que nos cobra 80 pesos por consulta, pero no tiene ni un medicamento. ¡En dónde está, entonces, la salud que dicen que nos dan! Cuando alguien se enferma, todo tiene que pagar. El tema de la salud es el gran negocio.

     Se basa en la realidad para sentenciar.

     —Si un hombre tiene trescientos pesos a la semana, tiene que pensar si los usa para comer, transporte, consulta o compra de medicinas, porque no puede emplearlos para dos cosas. O te mueres de hambre o falleces por no tener para surtir una receta médica.  ¡Así que nos llevó la chingada!

     Señala que mira a Bacalar como debe de ser; no como está.

     —Ojalá que los hombres y mujeres que quieren ser candidatos, diputados y presidentes municipales, tengan capacidad, valor y tiempo para sentarnos a platicar. Y si hay alguien mejor que yo para competir y defender a Bacalar,  echo para atrás mi aspiración y me sumo a su nominación.

     Mientras eso no suceda, se la juega con Andrés Manuel López porque éste permite lo que Peña Nieto prohíbe.

     —También Obrador permite lo que el gobernador no ha querido hacer ni decir. Creo que AMLO es el indicado para dar el cambio a México. No habla de grandezas o de países del primer mundo, pero dice que vamos a tener suficiente comida, mucho trabajo, que los médicos nos van a atender como debe de ser. Todo esto para nosotros es ganancia.

     El dirigente advierte sin tapujos.

     —Los hombres u mujeres que nos sirvan, que se vayan del pueblo. No pueden traer gente de afuera por compromisos y que vengan a cobrar cuotas para hacerse de grandes parcelas.

     Bacalar es para los bacalarenses.

     —Si hay problemas, los resolveremos nosotros. Si hay acuerdos, llegaremos juntos. Invito a precandidatos y precandidatas a platicar. Si  hay alguien que ofrezca cosas mejores que Román, repito, doy un paso al costado.

     Para concluir, emite su opinión sobre los ex gobernadores Félix González Canto y Roberto Borge Angulo.

     —El señor de los títeres es Félix. Todos los saben. Es el que manejó a Borge, que está en la cárcel. Esto es cosa de ellos, pero los tentáculos de la justicia alcanzan hasta al más lejano. No hay quien se libre, porque el pueblo ya reaccionó; exige porque ya probó polvo y bebió sangre. (Mario Hernández Sandoval; 14-II-2018)


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -