jueves, 1 de febrero de 2018





Por Carlos Colonia López

     Tres cartuchos quemados buscan la presidencia municipal de Othón P. Blanco.

     Uno de ellos es sacado del museo de la prehistoria electoral, en tanto que los otros dos tienen en la frente el sello del ignominioso desprestigio.

     Nos referimos a Hernán Pastrana Pastrana, Andrés Ruíz Morcillo y Efraín Taleno Canul.

     Separados, no hay a quién irle; juntos no hacen uno, pues la ciudadanía los ubica como malas fichitas, producidas por el Partido Revolucionario Institucional, engendro agonizante.

     Para que el tridente no sienta envidia, vayamos viendo a uno por uno de sus integrantes.

     Ruíz Morcillo, que por segunda vez busca un puesto de elección popular por la vía independiente, primero dejó maltrecha a la Comisión de agua Potable y Alcantarillado, luego fue a esquilmar las arcas del municipio capitalino.

     Ah, y cómo olvidar a este adúltero asqueroso al que una de sus amigas íntimas le fue a echar en cara en el vestíbulo del Poder Legislativo  sus bajezas extraconyugales.

     También es inolvidable lo que le hizo a su equipo de colaboradores cuando quiso ser diputado federal, a quienes luego de usarlos sin ningún miramiento les dio un puntapié en el trasero, sin pagarles un centavo, como les hizo a Roger Contreras Castán y  Carlos Poot Uh.

     En los cargos que ha tenido, Andresito se enriqueció metiendo las manotas en los dineros públicos, así que ahora,  ¿para qué quiere repetir como alcalde del ayuntamiento pompeyense?  

     A su vez, Pastranita se ha caracterizado por ser un traidor partidista, ya que, en aras de satisfacer sus intereses, primero escupió al PRI para ponerse la ropa interior de Convergencia, luego se disfrazó de  izquierdista en el PRD y ahora, con el aval de otro Judas –José Luis Pech Varguez- quiere que su nombre aparezca en las boletas electorales.

     Lo más irónico de Hernán es que en cada elección pretende figurar, pero cada vez sus ambiciones son más bajas, pues recordemos que este personaje quiso ser ni más ni menos que Gobernador de Q. Roo.

     Si sigue en esa cuesta, y de someter el cargo a la consideración partidista, quizá próximamente llegue a ser alcaide del Cereso chetumaleño.

    Y al disque ingenierito Taleno Canul, el que bien lo conserva en su memoria es Joaquín Hendricks Díaz que lo colocó de titular en la Dirección de Atención Ciudadana, para que con la mentira de ayudar a gente de escasos recursos, se hinchara de billete$.

     En síntesis, este trío lo que en realidad quiere es que el pueblo los siga manteniendo, pues les gusta la vida fácil y cómoda; le tienen pavor al trabajo, a ganarse el pan con el sudor de la honradez.

    





    


    

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -