sábado, 10 de febrero de 2018



La guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena a la presidencia de la república, continúa y se acrecienta.

Los portavoces de la misma utilizan como sinónimos en su ataque las palabras “profeta” y “mesías”. Sin embargo el diccionario Larousse define a la primera como el que anuncia un acontecimiento futuro y la segunda, aquel que es liberador de males.

Lo que si es cierto de que él, desde hace mucho tiempo, ha dicho cosas que parecen proféticas, como cuando dijo que existía la mafia del poder, cuando lo quisieron desaforar siendo jefe del departamento del entonces DF, en el sexenio de Fox.

Después se supo que detrás del complot estaban Carlos Salinas de Gortari, Diego Fernández de Ceballos y dos empresarios de alto nivel.

Más adelante  dijo que si ganaba Peña nos iba a llevar al despeñadero y nos llevó: estamos en el fondo del precipicio. También advirtió que EPN iba a vender Pemex y lo vendió; que iba a existir más pobreza con las reformas estructurales, y la hay;  que se iba a devaluar el peso, y se devaluó; que se iba a encarecer la gasolina, y pasó. Bueno,  hasta predijo que el candidato del PRI sería  Meade seis meses antes de que lo nombraran para las elecciones del 2018; y acaba de mencionar que como éste no levanta, el PRI va apoyar a Anaya a partir del próximo mes de mayo. Veremos si vuelve a acertar.

Con todo lo anterior, podemos pensar que es profeta y los que lo quieren desprestigiar se la creen, pues vamos a dejar que se lo crean, pero nosotros que creemos en él, sabemos que no, no lo es. Lo que es AMLO es  un gran político, un luchador social que mueve la agenda electoral con gran sensibilidad y con un conocimiento pleno de nuestro país; conoce todos los rincones del mismo, conoce el México profundo, sabe de las necesidades y dolencias del pueblo, se identifica con él; se mueve como pez en el agua.

Y eso se nota hasta en su manera de consumir alimentos en los puestos de comida más humildes, no como los otros candidatos que se quieren dar baños de pobreza haciendo que comen sopes y tacos, que en su mirada ves que ni siquiera los conocen y como dice el refrán "el que es consumidor de tacos, hasta en la forma de agarrarlo se conoce". Entonces que los medios de comunicación no nos vendan algo que en esas personas no es real, sino que sólo los preparan para la foto.

Lo más interesante de la semana son las declaraciones de los expresidentes del PAN Manuel Espino y Germán Guzmán, que señalan con claridad y contundencia que la expresión "AMLO es un peligro para México" la inventó y difundió Felipe Calderón en la campaña para la presidencia en 2006, con la desaprobación de la directiva panista. Según Espino, que hasta tuvieron un rose político y enfáticos declaran que Andrés Manuel López Obrador no es ni ha sido un peligro para México, porque no existieron ni existen argumentos o hechos que apoyen esa expresión política utilizada en la guerra sucia.

Nosotros los que apoyamos su proyecto de gobierno a realizarse en cuanto asuma la presidencia de la república con el voto popular y masivo del pueblo, nos queda claro y firme que no es ni profeta ni mesías, ni un peligro para México y si nos queda claro que es un gran político con dotes de estadista y,  desde luego, el hombre que México requiere en éste momento de su historia que nos toca vivir.(Andrés Villalobos)

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

¡Bienvenido a Anfibio Radio!

LO + POPULAR

archivo de noticias

- Copyright © Anfibio Radio -Anfibio Radio- Powered by Blogger - Designed by Grafics Web -